El riesgo de SIDS

¿Qué puede hacer para
ver sonreír a su bebé día tras día?

El SMSI
no avisa

La muerte súbita se produce por un paro respiratorio. El bebé deja de respirar durante el sueño y se asfixia. El SMSI es la abreviatura de síndrome de muerte súbita infantil.

¿Qué niños corren peligro y
cuándo se manifiesta?

El síndrome de muerte súbita infantil puede afectar a bebés de hasta un año de vida aunque estén totalmente sanos. Se produce con mayor frecuencia entre el segundo y el cuarto mes de vida. El segundo mes de vida es el de mayor riesgo.

El riesgo va disminuyendo según crece el bebé. El sistema nervioso central se desarrolla y aumenta la resistencia y la inmunidad del organismo.

¿Cuáles son las causas de la muerte súbita?

Lamentablemente, todavía se desconoce la respuesta. Aunque la comunidad científica lleva diez años investigando el SMSI, las causas del mismo siguen sin tener explicación. No es posible esclarecerlas a través de las autopsias, la investigación en laboratorios ni el análisis de las circunstancias producidas en el lugar del fallecimiento. El síndrome también provoca la muerte a bebés sanos sin problemas de salud previos.

  • Cada año, fallecen 22.000 bebés en todo el mundo
  • Afecta ligeramente más a los niños que a las niñas
  • La mayoría de los fallecimientos se producen en los meses más fríos
  • El 61 % de los fallecimientos sucede en la segunda mitad de la semana


Factores de riesgo

Diversos estudios internacionales han revelado algunos factores de riesgo comunes en la mayor parte de los casos de SMSI.

El papel de la madre Antes y después del parto Otros factores
Anemia Parto prematuro Alimentación artificial
Consumo de tabaco y drogas Embarazo prolongado Calentamiento excesivo del bebé (ropa, mantas o habitación demasiado caliente)
Infección uterina Falta de oxígeno Superficie de descanso demasiado blanda
Adolescencia (16 a 17 años); educación básica Retraso del crecimiento Posición de decúbito prono durante el sueño
Intervalos de tiempo cortos entre embarazos; alimentación y cuidado prenatal deficientes Desarrollo con complicaciones durante los primeros tres meses del embarazo Dormir con los padres
Nivel socioeconómico bajo; familia incompleta Trastornos de la respiración, el ritmo cardíaco, la termorregulación, el metabolismo y la inmunidad Reciente enfermedad con fiebre (durante las últimas dos semanas de vida)

¿Cómo se reduce el riesgo de padecer SMSI?

Gracias a la educación y al cuidado parental, la tasa de incidencia del SMSI está disminuyendo.
Por ejemplo, en Estados Unidos, el número de casos se ha reducido un 75 % desde 1980.
A continuación, encontrará algunas recomendaciones de los expertos:

  1. Adquiera un monitor de respiración. Si el bebé sufre un paro respiratorio, el dispositivo Nanny le avisará inmediatamente. A veces, el propio volumen de la alarma despierta al bebé. Los hospitales materno-infantiles también utilizan este tipo de monitores.
  2. Acueste al bebé en posición de decúbito supino. Es más probable de que el SMSI se produzca en bebés que duermen boca abajo o de lado.
  3. Utilice un colchón para bebés en la cuna. La superficie sobre la que duerme el bebé es importante. Los colchones blandos y las mantas pesadas incrementan el riesgo de padecer SMSI.
  4. El bebé debería dormir en la misma habitación que los padres durante los primeros seis meses de vida. El bebé debería dormir en la cuna, pues es lo más seguro para él.
  5. Mantenga una temperatura ambiente agradable. Vista al bebé de modo que se mantenga caliente sin necesidad de usar mantas. El calentamiento excesivo incrementa el riesgo de padecer SMSI.
  6. Beneficios de la lactancia materna La leche materna reduce la aparición de problemas en los aparatos respiratorio y digestivo. Diversos estudios demuestran que los bebés alimentados con leche materna presentan un riesgo menor de padecer SMSI que los alimentados con leche artificial.
  7. Extreme la higiene de todo aquello que pueda entrar en contacto con el bebé. Evite exponerlo al humo de tabaco, a multitudes y a personas con infecciones del aparato respiratorio.
  8. Dé un chupete al bebé. Algunos estudios demostraron que la tasa de incidencia del SMSI es menor en bebés que usan chupete.

Asegúrese de que todas las personas encargadas
de cuidar al bebé conocen estas instrucciones.

¿Cómo actuar ante un problema?

Si el bebé no respira regularmente con cierta frecuencia, consulte al pediatra. Si se produce un paro respiratorio o vómito después de toser, informe a un médico inmediatamente.

Si el bebé deja de respirar, llame a la ambulancia y practíquele los primeros auxilios.

Distribuido en México por:

Jan Zalud
Cerrada Chapultepec 12
Col. Luz Obrera
72 110 Puebla, Pue.
Cel:
WEB:
E-mail:
(222) 1670162
www.monitornanny.com.mx
info@monitornanny.com.mx

Distribution of Nanny